cambió de sexo

Cambió de sexo, no le gustó y amenazó con matar a sus ex compañeros

194

Es una ex empleada del Banco Central. Tras la denuncia intervino la Justicia, le encontraron armas y la detuvieron

Un ex empleado del Banco Central de la República Argentina decidió cambiar de sexo. Hasta ese momento no había mayor novedad. Pero sí lo fue el hecho de que a “ella”, no le gustó como quedó y amenazó a varios de sus ex compañeros del Banco por discriminarla.

La situación se dio a lugar cuando mujer, de 44 años de edad, por grupos de WhatsApp y por la red social de Facebook comenzó a enviar amenazas. En ellos, publicaba frases como “estoy re mal, próximamente se viene una masacre”. Coloca direcciones de posibles lugares que ella tenía pensado atacar, en los mensajes daba a entender que habría muertes y personas con graves secuelas. En los mensajes la ahora mujer decía que era discriminada por sus compañeros de trabajo.

 No estaba conforme y por ello pidió una licencia

Antes de someterse a la operación de cambio de sexo, solicitó una licencia especial pues sus compañeros afirman tenía problemas psiquiátricos. Todo ello era a causa de su disconformidad con los resultados de la intervención quirúrgica.

Operación desencadenó amenazas.

Los empleados del Banco Central de la República Argentina formalizaron la denuncia ante el Gerente de Seguridad del Banco en vista de los ataques en redes sociales y los mensajes donde amenazaba a sus colegas. Sostenían que una exempleada del Banco, que en ese momento se encontraba con permiso psiquiátrico.

Justicia intervino

Ante las amenazas la Justicia debió intervenir y la persona fue arrestada y es acusada de hostigar al personal del BCRA. Así, el Juzgado Nacional a cargo de la doctora María Romilda Servini, con la secretaría Nº1 del doctor Agustín Miragaya, ordenó el allanamiento del departamento donde vivía la mujer, en la capital federal.

En ese lugar, se secuestró una pistola Bersa calibre 380, diversos cargadores y cartuchos de bala, una navaja, un celular, dos computadoras y documentación de interés para la investigación, al mismo tiempo que se concretó la detención de la mujer de 44 años.

Con todos los elementos secuestrados, quedó la sensación, y también la evidencia, de que las amenazas de la mujer no eran ninguna broma, sino que parecía muy dispuesta a concretar sus propósitos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *