Banco Mundial aprobó dos préstamos para Argentina

889

El Banco Mundial aprobó dos préstamos para Argentina por un monto total de 950 millones de dólares. La finalidad es ayudar al país “a enfrentar las dificultades económicas y reforzar la protección social para sus ciudadanos más vulnerables”.

Argentina, considerada la tercera economía de América Latina, se enfrenta a una crisis económica que llevó al gobierno de Mauricio Macri a pedir auxilio a organismos multilaterales. El ministro de Economía argentino, Nicolas Dujovne, citado en el informe del Banco Mundial fechado en Washington, expresó: “Este apoyo a Argentina (…) llega en un momento crucial para nuestro país y es una clara señal de confianza”.

El directorio de la institución otorgó un préstamo de 500 millones de dólares para ayudar con las necesidades presupuestarias “que promuevan un crecimiento inclusivo”. Al mismo tiempo, aprobó 450 millones de dólares de financiamiento adicional para un proyecto de desarrollo para niños y jóvenes. El objetivo es llegar “a 250,000 niños que aún no están incluidos en los programas de subsidios familiares”.

Vea también: FMI desembolsó préstamo de $5.631 millones a Argentina

Grupo del Banco Mundial mostró solidaridad con Argentina

El vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, dijo: “En estos tiempos difíciles, el Grupo del Banco Mundial está ofreciendo nuestro firme apoyo y solidaridad a Argentina, especialmente a las personas más vulnerables”.

Además, apuntó: “Esta financiación ayudará a proteger a las familias más necesitadas de caer en la pobreza, al tiempo que sienta las bases para impulsar un crecimiento económico inclusivo y sostenible”. Este anuncio llega luego de que el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) acordara fortalecer el programa de ayuda que aprobó en junio para Argentina. El mismo que pasó de 50,000 millones a más de 56,000 millones de dólares.

En tanto, Argentina sufrió una pérdida de confianza en su moneda a partir de abril, lo que exacerbó la desaceleración de su economía ya en curso debido a una grave sequía.

En tal sentido, el peso argentino perdió alrededor del 50% de su valor frente al dólar desde inicio del año. Ello elevó la proyección de inflación por encima del 40% al cierre de 2018 y redujo los pronósticos de crecimiento a una contracción del 2.6 por ciento. Se prevé que la recesión continúe en 2019, con una contracción esperada de 1.6% del PIB.