Baby Etchecopar habló del conflicto que mantienen los pilotos

227

El conductor del programa radial ‘El ángel’, Baby Etchecopar, hizo una editorial en el que habló del conflicto entre pilotos de Aeroparque y el Gobierno nacional.

“Ayer vi a los pilotos, Eduardo Feinman le pegó un baile a uno de ellos, ¿de qué se quejan?, de nada”, planteó. Las azafatas, si son de cabotaje, viven como reinas. Yo puedo entender que se quejen los obreros que hace pozos, los de las mineras, los taxistas, pero que estos pibes se quejen, cuando viven como reyes…”.

Asimismo, Baby manifestó que se trata de una estrategia electoral. “Ahora parece que los que eran beneficios, pasan a ser en estas elecciones una mierda”.

A su vez,  trajo a colación una situación embarazosa que vivieron dos pilotos de las Fuerzas Aéreas en el colegio Carlos Pellegrini, que no difundieron los medios de comunicación.

 “Los dos son pilotos, unos fueron a la guerra a defender la patria y estos se cagan de risa y cada tanto se traen un reloj de contrabando y se hacen unos pesos”.

Vea también: Miguel Ángel Pichetto: “vamos a ganar en primera vuelta”

“En Aeroparque a azafatas, pilotos, todos impecables quejándose de la vida”, dijo Baby Etchecopar

Según el periodista, no tiene justificación la queja de los pilotos de Aerolíneas Argentinas, ya que hay muchos intereses políticos inmersos en este tema.

“La hija de mi traumatólogo (azafata) se tuvo que volver a España porque Avianca se fundió y porque si no te tenías que afiliar al kircherismo”.

Al mismo tiempo agregó: “Ahora veo en Aeroparque a azafatas, pilotos, todos impecables quejándose de la vida que están haciendo. Igualmente, el comunicador increpó a Dietrich y al Gobierno, “¿no es un buen momento para echarlos a todos estos que se quejan y poner gente nueva que tiene ganas de laburar?”.

Posteriormente, hizo fuertes críticas a la postura de los pilotos argentinos y les recomendó a los empleados buscar otro trabajo. “Muchachos, no hay problema busquen otra cosa”, les aconsejó directamente a los protagonistas de las quejas.