“Annabelle 2” jugó a lo seguro

405

Es difícil hablar del cine de terror sin recordar las increíbles producciones de genios como William Friedkin, artífice de “El Exorcista”, el recién desaparecido Tobe Hooper de “Masacre en Texas”, Wes Craven con “Pesadilla en la calle del infierno” o John Carpenter y su legendario “Halloween”. Figuras que nos brindaron momentos épicos e irrepetibles en la pantalla grande, por los cuales añoramos regresar a esos días de gloria.

En contraste, vemos una cartelera con películas que son más del montón, aunque sí se podría salvar una que otra, caso de “No respires” (2016), “Está detrás de ti” (2014) y “Huye” (2017). Incluso el mismo James Wan, director de la noche del demonio (2010) y “El conjuro” (2013), ha tratado de dejar su sello personal y mira que sí le resultó con estas sagas, tanto en Estados Unidos como en gran parte de Latinoamérica.

Como productor de “Annabelle” (2014) le fue muy bien, si entendemos que de una inversión inicial de 6 millones de dólares logró acumular más de 280 millones en todo el mundo, aunque la película resultó intrascendente y hasta vulgar, pues no presentaba algo novedoso para el ojo público, pero con “Annabelle 2” decidió subir un poco más el volumen, apoyándose del talentoso director David F. Sandberg.

Durante esta nueva entrega, tratan de explicarnos los inicios de esta muñeca maligna llamada “Annabelle” en una ambientación un poco antigua (por la década de los cuarenta), donde un terrible e inesperado accidente dio paso a una serie de problemas para la familia Mullins, que sin querer desató un nuevo mal en el mundo, que llegó para quedarse. Bastante original, ¿No?.

En el film vemos que de manera casi inevitable tratan de jugar con la fórmula prefabricada que incluye: Niños, monjas, orfanatos, casa embrujada, viejos huraños y por supuesto demonios. ¿Se nos habrá escapado alguna otra cosa?. Lo cierto es que muchos de los sustos que “sentirán” en la sala de cine serán provocados por fuertes golpes de sonido -en exceso- y una gran cantidad de molestas apariciones espectrales, tantas que perdimos la cuenta.

Con ello, el espectador pierde la oportunidad de establecer un vínculo con los personajes, haciéndolo sentir apartado de la historia que sólo se apoya en la violencia -sin control- de una penosa demostración de fuerza entre el bien (representado por la fe y la iglesia) y el mal (en manos de lo desconocido, lo oculto y oscuro). “Annabelle 2” sí tiene varias escenas de espaviento, pero que pronto olvidarán no bien hayan salido del cine, minutos después de su predecible final.

Calificación: 2, 5 estrellas de 5

Título: “Annabelle: Creation”.

Género: Horror, terror

País: EE.UU. (2017)

Director: David F. Sandberg.

Reparto: Stephanie Sigman, Talitha Bateman, Anthony LaPaglia y Miranda Otto




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *