Alerta en América ante la presencia de la fiebre del Valle

264

Autoridades de salud, muestran gran preocupación ante la presencia de la Fiebre del Valle, que al parecer se disemina por Centroamérica y América del Sur.

Según el informe presentado por el Instituto de Investigación de Genómica Translacional ubicado en Phoenix, Arizona, el hongo Coccidioides, responsable de esta enfermedad, ha sido hallado en Argentina, Paraguay, Brasil y Honduras, países, en los cuales se han conocido varios casos.

El Departamento de Salud de Estados Unidos, informó que se contabilizan al menos 600 casos mensuales, lo que representa un 56 % más que en 2.017.

Expertos sostienen que el riesgo es mayor, para las personas con un sistema inmune débil, individuos de ascendencia africana o filipina, diabéticos y mujeres embarazadas.

En tal sentido, los centros de control de enfermedades en los Estados Unidos, realizan estudios exhaustivos para conocer más a fondo, esta enfermedad. Conocida Como la enfermedad silenciosa, la fiebre del Valle se ha originado en las zonas desérticas, pero se desplaza hacia Centroamérica.

Según especialistas médicos, la migración del patógeno, obedece a la migración de aminales, destaca que este padecimiento es originado por un hongo, el mismo se encuentra en los suelos y pasa a los seres humanos, al ser inhalado en forma de esporas que se mueven a través del aire, mezcladas con el polvo.

Es necesario reseñar que la coccidioidomicosis o fiebre del Valle, puede ser mortal, por lo general, quienes la padecen la confunden con una gripe o resfriado, sin saber las complicaciones que realmente genera, como la afección a pulmones y el tejido óseo.

En tal sentido, el llamado de diversas organizaciones, ha sido, el desarrollo de investigaciones que sirvan para conocer a profundidad los patrones de contagio, y la migración de la enfermedad. Refieren que a través del viento, pueden moverse alas esporas y contagiar a aquellos que tenga a su paso, por ello la importancia, de prevenirla y conocer mecanismos expeditos para tratarla.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *