Adobe Flash Player desaparecerá en el 2020

212

Ayer se anunció al mundo que la aplicación informática, Adobe Flash Player, desaparecerá en el año 2020 no sólo por la vulnerabilidad que posee para todo tipo de programa o código informático malicioso, sino por su bajo rendimiento que lo hace innecesario para la mayoría de los actuales navegadores.

Esto marca una gran diferencia, si comparamos lo que fue su funcionalidad hace más de una década -1996, año de su estreno- cuando era impensable no tener este programa, englobado en la categoría de reproductor multimedia, en una época en la que sólo se veían fotos y texto en las páginas web, convirtiéndose paulatinamente en una aplicación estándar.

Para el 2005, cambió su nombre a Adobe Flash cuando la compañía Abobe Systems adquirió Macromedia. Sin dudas había llegado para quedarse. El uso de videos, animaciones y ciertas aplicaciones en varios sitios web, dejaba al público sediento por más de este programa que fue transformándose en uno de los favoritos.

Sólo que de a poco acumuló una serie de inconvenientes, por no resultar seguro al ser un software desarrollado por una compañía comercial, lo cual le negó su incorporación a creaciones de Apple como Iphone y Ipad en el 2010, explicándose que “consumía mucha batería y no se aprovechaba la aceleración por hardware”.

Esto fue el principio del fin. Otras compañías rechazaron de igual forma su utilización, por ser objeto para el traslado de virus agresivos e indetectables en cualquier ordenador, lo que perjudicó su imagen y le restó credibilidad. Gracias a ello, Adobe Flash fue sustituido por HTML 5 en cuantiosos sitios web, mientras algunos navegadores ni siquiera permiten su instalación por defecto.

Conocedores del tema creen que Adobe Flash dejó de existir hace mucho, sólo que ahora sí tiene una fecha oficial de caducidad, lo que lo hace más dramático. Algunos ven positiva su partida, porque sus sustitutos irán aportando a los usuarios un desarrollo más ligero, natural y seguro de acuerdo a sus necesidades.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *